Novedades y consejos para empresas y profesionales

En época de Navidades, Reyes y luego en Rebajas, los compradores se ven tentados a adquirir multitud de juegos, juguetes y complementos infantiles, debido a la gran cantidad de oferta del sector. Con la llegada de nuevos fabricantes, importadores y productos artesanales, es de vital importancia conocer qué dicen las leyes, normativas y regulaciones acerca de la seguridad. ¿Qué debe cumplir el juguete perfecto?

A continuación te damos 10 consejos para seguir a rajatabla antes de comprar un producto de puericultura, juguete o complemento para niño, y que evidentemente tienes que tener en cuenta si vendes este tipo de productos en tu establecimiento.

Juguetes seguros

  1. Leer y conocer la normativa aplicable a la seguridad en los juguetes, publicada en el BOE: el Real Decreto 1205/2011, de 26 de agosto, sobre la seguridad de los juguetes.
  2. Tener en cuenta que el organismo responsable en España de velar por la normativa en materia de juguetes y productos de los más pequeños y que a su vez defiende los derechos de los consumidores es AECOSAN, la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición.
  3. Leer minuciosamiente las advertencias e instrucciones, y tener en cuenta la edad recomendada por el fabricante para su uso.
  4. No comprar juguetes o productos para los más pequeños si no llevan claramente marcadas las siglas CE en el mismo juguete o en su embalaje.
    Aunque el marcado CE no está pensado para servir de orientación al consumidor, sí es un compromiso del fabricante del juguete de que este
    cumple con todas las reglas de seguridad de la UE, que son de las más estrictas del mundo.
  5. Saber que el compromiso CE, obliga a los fabricantes a cumplir estas normas:
    Propiedades físicas y mecánicas: deben evitar que el juguete pueda provocar lesiones corporales por los elementos que lo componen o por la inestabilidad del mismo.
    Propiedades químicas: todos los materiales de fabricación que lo componen no deben producir efectos tóxicos, irritantes o quemaduras al entrar el niño en contacto con el juguete.
    Propiedades eléctricas: no pueden superar los 24 V y todos los elementos relacionados con fuentes de energía no pueden ser accesibles a la manipulación infantil.
    Propiedades higiénicas: su fabricación ha de garantizar las condiciones de higiene necesarias para evitar riesgos de infección o enfermedad.
    Peligro de inflamabilidad: están prohibidos todos los juguetes con riesgo de ser inflamables por contacto con llama o cualquier otra fuente de fuego, para ello se trata todos los componentes en el proceso de fabricación.
  6. Los juguetes que no están destinados al grupo específico de edad del niño pueden provocarle lesiones. Esto ocurre especialmente en productos marcados con el símbolo prohibido de 0 a 3  años y las palabras «no es conveniente para niños menores de 36 meses» acompañadas de la indicación del peligro. Esto es porque estos juguetes contienen piezas pequeñas desmontables o tóxicas, que los más pequeños pueden ponerse en la boca y atragantarse o asfixiarse con ellas.
  7. Descartar los juguetes que contienen imanes para los niños pequeños. Como curiosidad, indicar que en 2007, la CPSC declaró que los imanes constituían el principal peligro doméstico oculto. Algunos juguetes contienen pequeños y potentes imanes que podrían salirse y ser ingeridos por un niño. Doso más imanes (o un imán y un objeto metálico) pueden ejercer atracción entre ellos a través de las paredes intestinales, retorciendo y apretando los intestinos, ocasionando perforaciones, obstrucciones, infecciones y trastornos aun más graves si no se detectan y tratan rápidamente.
  8. Asegurarse de elegir biberones, vajillas, tupperwares y juguetes plásticos sin Bisfenol A. El Bisfenol A, prohibido ahora en Europa para uso alimentario, es un disruptor endocrino que está comprobado que tiene efectos cancerígenos. Dado que los bebés se llevan todo a la boca, es preferible elegir juguetes que tampoco incorporen este u otros tóxicos.
  9. Prestar atención a la cosmética para bebés y niños: nunca suministrarles esmaltes de uñas para adultos (pueden contener formaldheído) y confiar en la cosmética natural o específica para los más pequeños, que cada vez más prescinde de sustancias puestas en duda por algunas autoridades como algunos parabenos o el phenoxyethanol.
  10. Se deben revisar de forma periódica los juguetes y stocks de productos para el público infantil en busca de desperfectos (astillas, piezas sueltas, ojos sueltos en los muñecos, tapas de las pilas, etc.)

Y como colofón, aunque  no menos importante, confiar en los proveedores de juguetes de SoloStocks, que se ocupan de que estas y otras normas sean aplicadas en todo lo que venden para garantizar durante todo el año la seguridad de los más pequeños.

Temas relacionados: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *